Los profesionales de la industria MICE hoy se posicionan como líderes y sus acciones individuales permean a otros niveles.  
Por: Nancy Fuentes Juárez 

La Responsabilidad Social Individual es la conducta ética del ciudadano para consigo mismo y su entorno; más que estar ligada al cumplimiento de obligaciones legales, se vincula con nuestra actitud. En un contexto de pandemia, la Responsabilidad Social Individual (RSI) es imperante para asegurar el bienestar colectivo.  
“Hoy dependemos de las acciones de los otros para estar bien; hoy el término Responsabilidad Social Individual se traduce en aplicar todas las medidas sanitarias para evitar contagios por COVID-19; la Responsabilidad Social Individual nos conduce a la Responsabilidad Social Colectiva”, explica Miguel Ángel Santinelli Ramos, director de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac. 

“Educar con el ejemplo no es una manera de educar, es la única” 
Con esta frase de Albert Einstein coincide el doctor Santinelli, quien resalta el papel crucial de los meeting planners pues son ellos quienes, con su ejemplo, proyectarán el orden y la RSI que impere en la industria de reuniones, lo que al mismo tiempo contribuirá a la reactivación económica. “Hoy más que nunca, el event planner es líder. Si hay RSI en ellos sus acciones permearán a otros niveles. Por eso, más que el discurso, son sus acciones las que motivarán a otros”.  
En este sentido, el experto también animó a los profesionales del sector MICE a revisar y ser conscientes del formato actual de los eventos para saber si verdaderamente contribuye al bienestar colectivo y a fomentar el cuidado de la salud. 
 
Adiós al reconocimiento 
Durante una charla exclusiva con MDC - The Event Planner´s Magazine, el también maestro en Estrategia de Negocios y Administración Ambiental por la Universidad de Bradfor, Reino Unido, destaca que, más que un tema de reconocimiento, actualmente la Responsabilidad Social es una constante, sobre todo en las organizaciones. “Antes se veía más como un ‘premio’ al desempeño; la Responsabilidad Social Empresarial solía implementarse para mejorar la reputación de las empresas y ganar reconocimiento social, pero eso cambió, ahora se ve como la manera de hacer las cosas y no hay necesidad de dicho reconocimiento”, asegura el experto.  

De lo individual a lo colectivo  

  • Sin la Responsabilidad Social Individual no puede haber Responsabilidad Social Colectiva o Empresarial, pues todo comienza en el despertar de la conciencia de cada ser humano, afirma quien también se desempeñó como asesor en el Consejo de la Comunicación, Voz de las Empresas.  
  • “En el contexto actual, la reactivación económica se está dando desde lo individual, hoy tenemos que ayudarnos entre todos, en un esquema social”, reafirma Santinelli Ramos.  
  • Algunas acciones que implican Responsabilidad Social Individual y que contribuyen a construir mejores sociedades son: 
  • Emprendimiento 
  • Voluntariado, para apoyar a comunidades locales 
  • Compartir tiempo y conocimiento para aportar bienestar social 
  • Implementar tecnología para generar un impacto positivo en la sociedad  
     

Other news